Algo bueno

"Mientras tanto, la carta seguía allí, aún inofensiva, con el hermetismo propio de la obra recién terminada. Esto no causaba ningún tipo de malestar en su autor. Por el contrario, él sentía una carga mucho menor desde el último golpe de la máquina. Habían sido sus dedos los responsables de liberarlo de una vez por todas de aquel silencio impuesto, inútil y, fundamentalmente, efímero ante las bondades de la memoria.
Extrañamente eso lo apaciguaba. Aún veía con ojos de cansancio los papeles varios donde tenía minuciosamente apuntadas cada una de las estadísticas de los últimos doce meses. Cada una de ellas, sentía, eran una prueba más de su verdad, una verdad que el se disponía a compartir (palabra un tanto olvidada por aquello días). Eso era lo que más lo tranquilizaba. Había podido decirlo todo sin ningún tipo de impedimentos, con detalles y reflexiones que hacían aún más sentencioso ese testimonio de vida."

Fragmento de Detrás de una carta, un cuento sobre Rodolfo Walsh.

Una verdadera alegría.

3 comentarios:

O_o dijo...

Bueno, ya te bombardeé (bombardié? mmm) por todos los medios posibles diciendote felicitaciones.
Aprovecha esa capacidad que tenés! Y dele para adelante!

Más saludos.

Pau

lala dijo...

ei, no sé. leo lo de rodolfo y leo tu último posteo y, golpeame si querés (y todos los fanáticos del hermano mayor de maría elena si quieren también), pero me gusta más lo tuyo.

capaz lo que dije fue una falta de respeto a la literatura porque soy una completa ignorante (?).
PERDÓN, PERO TENGO SENTIMIENTOS!


no sé, a mi me gustás más.
vamos?

Pai dijo...

si si, me gusta xxz